Reduciendo la brecha digital: el CiberVoluntariado como herramienta para el desarrollo

Corinne Schouten
21 Enero 2005

Con el programa de CiberVoluntarios, ICVoluntarios se esfuerza ante todo para crear oportunidades para los voluntarios para que adquieran experiencia y ofrezcan sus conocimientos y también oportunidades para sus organizaciones asociadas. Aprenderán de los CiberVoluntarios y, a su vez, serán capaces de enseñar a otros. O podrán utilizar y mantener redes informáticas y software especialmente diseñado para sus necesidades: las ONGs, las comunidades y las autoridades locales.

Los CiberVoluntarios no sólo extenderán el uso de las TIC, sino que también ayudaran a la población local con las TIC y a estimular la economía. En otras palabras, dice Viola Krebs, directora de ICV: "Las TIC no son el objetivo final, sino una herramienta para el desarrollo".

De hecho, el programa de CiberVoluntarios encaja con el Plan de Acción Voluntaria elaborado durante la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información en 2003 por la gama de organizaciones de voluntarios involucradas en el proceso de la Cumbre. Quisieron contribuir con la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que las Naciones Unidas establecieron para reducir la pobreza en el mundo.

La brecha digital es más evidente en África: la Task Force de la ONU sobre las TIC calcula que, de los aproximadamente 816 millones de africanos, sólo uno de cada 160 usa Internet, uno de cada 130 tiene un ordenador, uno de cada 40 tiene una línea de teléfono fijo, uno de cada 35 tiene un teléfono móvil, uno de cada 13 tiene televisión y uno de cada cuatro tiene una radio [Mike Jensen, Tercera Reunión de la Task Force de la ONU sobre las TIC, del 30 de septiembre al 1 de octubre de 2002].

¿Cómo se podrían utiliza estas TIC como herramienta para el desarrollo? Por supuesto, muchos africanos en áreas rurales ni siquiera han oído hablar de Internet. "Ante todo, lo que me preocupa es cómo dar de comer a mis hijos mañana", dice Shindouk, un tuareg que vive en la región de Timbuktu. Y añade: "Internet no es una mala idea, pero hay que introducirlo paso a paso. Todavía no hemos llegado a esa etapa".

Sin embargo, hay que hacer algo para evitar que la brecha digital crezca aún más, no sólo en el sur, sino también dentro de las comunidades. "Ningún país en el mundo puede permitirse el lujo de aislarse con respecto a las TIC o ignorar su valor para el desarrollo", dice Sylvie Niombo, presidenta de la ONG AZUR Development en el Congo-Brazzaville.

De hecho, las tecnologías de la información pueden solucionar algunos problemas en África. Pueden reducir obstáculos tradicionales como carreteras en malas condiciones y la falta de líneas telefónicas, por ejemplo, ya que la comunicación por correo electrónico es mucho más rápida y barata. Las pequeñas empresas como las de la industria del turismo pueden contactar con clientes en todo el mundo, los estudiantes tienen acceso a información que no está disponible en su biblioteca y los médicos pueden buscar consejo de compañeros en otros lugares; la lista es interminable.

Para aprovechar al máximo las oportunidades digitales, África necesita no sólo el equipo, sino también y más importante, conocimientos y habilidades. Aquí es cuando los CiberVoluntarios entran en escena. Tienen las habilidades, no piden dinero y ponen las necesidades de sus patrones primero. La creación de la capacidad es la palabra clave: la capacidad de utilizar la tecnología del siglo XXI para el desarrollo.

©1998-2019 ICVolunteers|diseño + programando mcart group|Actualizado: 2019-01-28 10:52 GMT|Nuestra política|