Voluntariado en la Asamblea General de la Unión Mundial de Ciegos en Ginebra

Volunteers accompanied blind participants throughout the day.
Volunteers accompanied blind participants throughout the day.
Tony Ruepp, Volunteer from Rümlang (Switzerland)
31 Agosto 2008

245 voluntarios participaron en la Asamblea Mundial de la Unión de Ciegos para acompañar a los varios cientos de delegados ciegos y deficientes visuales de todo el mundo. Todos juntos, contribuyeron unas 10.000 horas para hacer el proyecto realidad. Tony Ruepp fue miembro del equipo de voluntarios y comparte sus impresiones con nosotros.

Haga clic aquí para acceder a la versión original en Alemán.

Hace unos meses, vi en el periódico una llamada a voluntarios para la ocasión. Los varios delegados ciegos de todo el mundo iban a necesitar asistencia durante su estancia en un ambiente desconocido para ellos. Yo me apunte espontáneamente. Como ya tenia otro compromiso, no pude ir al entrenamiento y, al llegar el 17 de Agosto, recibí un curso intensivo.
El trabajo con los ciegos fue una experiencia profunda.

Después de solo dos días nos sentíamos como entre viejos amigos. Al decir “hasta mañana”. No nos dábamos cuenta de que los asistidos, en realidad no nos podían ver. Lo que de verdad era fascinante era como los ciegos podían encontrarse unos a otros entre la multitud. Un grito entre el concierto de voces era suficiente – seguido por una aclamación – para caminar uno hacia otro con propósito. Aprendimos a entender la importancia de la voz para una persona ciega.

Juntos durante el desayuno, en el tranvía, en la comida, en el concierto de por la noche – estábamos en constante movimiento. Durante el entrenamiento, aprendimos lo importante y lo debido, y luego disfrutamos al aplicar ese conocimiento de manera correcta. Cuantos mas lenguajes uno pudiese hablar, mejor te iba. El español era escaso. Todos los hispanohablantes fueron otorgados un punto azul, para poder ser reconocidos fácilmente por otros voluntarios. Nuestro uniforme constaba de una camiseta naranja brillante. De esa manera, aquellos delegados que no eran totalmente ciegos o acompañados nos podian identificar fácilmente y hablar con nosotros. En el salón de plenos, la tarea consistia en llevar cada delegado a su sitio correcto, tener en cuenta cuando querían hablar, acompañarles al baño durante las pausas de café o asegurarse de que podían llegar a los talleres.

Los fabricantes de diversos audífonos mostraron sus productos en una exhibición fascinante. Por desgracia, no pudimos guiar individualmente a cada delegado ciego por la exposición.
A veces nuestra organización se deslizaba, teniendo en cuenta que los requisitos eran muy exigentes, y de vez en cuando uno podía ver chispas detrás de las cámaras. Una operación de tres turnos con cambios de ubicación es muy compleja. El hecho es que a primera vista, las cosas funcionaron de maravilla. Al final, las cosas se calmaron. Los voluntarios fueron cordialmente agradecidos con un gran aplauso en la ceremonia de clausura. Sin nosotros, el evento no hubiese sido posible, y eso también fue debidamente reconocido.

En el desayuno intercambiamos anécdotas y cuantas proposiciones de matrimonio nuestras jóvenes (y no tan jóvenes) damas habían recibido! Entre nosotros había un gran compañerismo.

ICVoluntarios  proporcionó alojamiento, almuerzos y transporte para que los voluntarios y ayudantes no tuviesen que sufragar ningún coste adicional.

Una experiencia de voluntariado como esta es una experiencia para toda la vida, y solamente puedo animar a todo el mundo a participar.

©1998-2018 ICVolunteers|diseño + programando mcart group|Actualizado: 2018-03-20 13:14 GMT|Nuestra política|